La Historia de la Talavera Poblana

Con una mezcla de técnicas chinas, italianas, españolas e indígenas, la cerámica de Puebla se convirtió, desde sus orígenes, en un arte cotizado por lo elaborado y belleza de sus piezas. Hoy te traemos la historia de su arte más importante: la Talavera.

La Talavera Poblana

Iluminadas con una variedad de colores como el amarillo, el azul, el naranja, el negro y el verde, las talaveras ofrecen una variedad de artículos de uso diario y decorativos hechos a base de loza y azulejo vidriado esmaltados.

Origen e Historia

El nombre de “Talavera”  proviene del poblado de Talavera de la Reina, cerca de Toledo, en España. Aquí, el arte de la cerámica se desarrolló hasta que se llevó a la Nueva España durante la Colonia. El arte del vidriado y el trabajo con cerámica era desconocido en el “Nuevo Continente” hasta que, a mediados del siglo XVI, maestros loceros españoles se establecieron en Puebla para crear con sus manos y con su imaginación las talaveras más hermosas de toda la Nueva España.

La talavera poblana es una loza fina de fama mundial por su decoración con peculiares diseños artísticos. En 1550, artesanos provenientes de los talleres de Talavera de la Reina, Sevilla y Génova se establecieron en Puebla; ahí compartieron sus técnicas e incorporaron el manejo de la arcilla que conocían los pueblos indígenas. Así buscaron elaborar lozas más ricas que las creadas en Europa. El resultado fue un producto original hoy denominado talavera poblana.

¿Cómo se hace una Talavera?

El proceso de elaboración de las talaveras dura varios días y pasa por diferentes etapas.

En primer lugar se combinan arenas negras y blancas con agua en unas tinas, para eliminar por completo cualquier tipo de impurezas, desde rocas hasta raíces. La masa que queda se pasa a contenedores en forma de canaletas y con los pies se amasa. Durante este proceso se filtra el agua y se reduce el material hasta en un 50 por ciento. Cuando la masa queda moldeable, los artesanos la pasan al torno para darle la forma que desean.

Posteriormente, dejan secar la pieza por unos días, para después meterla al horno a unos 850ºC. Entonces sale lo que es el jahuete, que en náhuatl significa galleta. Antes de comenzar a pintar, la pieza debe ser bañada en una mezcla de arena sílica, piloncillo y estaño. Esta composición es la que sirve para cristalizar el jahuete. Cuando ya está seco, el artesano debe utilizar toda su creatividad para pintar los diseños en la pieza.

Materiales Completamente Naturales

Las pinturas con las que se decoran las talaveras son hechas de minerales naturales. Son cinco los colores utilizados en estas artesanías.

El color amarillo proviene del antimonio, el verde se extrae del cobre, el naranja proviene de la amantita, el óxido de hierro produce el color negro, y del óxido de cobalto se hace el color azul, el más importante y característico de las talaveras. En ocasiones no es posible encontrar en México el óxido de cobalto, por lo que se tiene que importar de África o Alemania, haciendo que las piezas pintadas en azul incrementen su precio.

Todos los materiales utilizados para elaborar las talaveras son naturales, incluso los pinceles los hacen los mismos artesanos con pelo de yegua o barba de chivo. Esto es porque los pinceles normales no cargan bien los minerales de donde se extraen los colores. Cuando por fin el diseño está pintado, la pieza vuelve al horno con una temperatura de 1200ºC. Al salir, la talavera está lista para ser admirada y adquirida por nacionales y extranjeros.

¡Conoce más de la Talavera con este increíble vídeo!


Imprimir   Correo electrónico