Origen e Historia de las Piñatas en México

Ya casi es Navidad y todos en México sabemos que Navidad es sinónimo de diversión y festejo y que uno de los elementos infaltables en estas fechas es la piñata.

Origen e Historia de las Piñatas en México

Hoy, en Gusto por México, vamos a contarte la historia de tan emblemático objeto, ícono de la Navidad en México.

Orígenes

La piñata tiene su origen en China según el explorador Marco Polo, en donde durante el Año Nuevo se representaban imágenes de vacas o bueyes, las cuales eran rellenadas con semillas y golpeadas hasta su ruptura. El mandarín, era el encargado de romperlas, y al tener éxito en esa tarea, significaba que se tendría una buena cosecha. Después, las piñatas eran quemadas y las semillas recogidas por las personas quienes las guardaban en su casa durante todo el año como amuletos de buena suerte.

Historia

Marco Polo llevó esta tradición a Italia en donde se adaptó a las festividades de la cuaresma, lo que a su vez posibilitó su utilización en España. Las piñatas y su uso llegaron a México durante la Colonia. Los españoles utilizaban el montaje de nacimientos y la elaboración de piñatas, como una forma de evangelización. El Convento de Acolman se convirtió en el primer lugar del país donde se realizaría esta festividad. Así, daría comienzo la tradición de las piñatas en México.

Características

Los materiales con los que se han hecho han variado a lo largo de su historia en México, siendo en un principio de barro y papel. Hoy las piñatas son elementos decorativos y motivo de entretenimientos para los niños que participan en estos eventos, las cuales ya no tienen un significado meramente religioso.

​Ya se realizan en variedad de materiales, tales como papel mache o cartón y se los llena de caramelos y sorpresas. Tienen formas muy diversas, ya no sólo de esfera con 7 picos, ahora tienen formas de animales, o personajes de historieta o televisión y se las decora con papeles de colores.

Significado

Las piñatas que predominaban en época colonial eran las de siete picos, cuyo significado era igual número de pecados capitales y de las cuales aún se conserva la tradición de usarlas en Navidad.

Cubrirle los ojos a quien iba a romperla, tenía la intención de simbolizar la fe de la persona. Al conseguirlo, ésta se libraba de sus pecados. El palo que se emplea para pegarle a la piñata y romperla simula la fuerza con la que se vence al mal y se destruye la falsedad y el engaño. De igual forma, los dulces y frutas que caen cuando la piñata se rompe son las bendiciones que se derraman sobre todos.

Las piñatas en la actualidad

Actualmente las piñatas son consideradas todo un arte que se ha desarrollado ampliamente en nuestro país. Un arte temporal ideal para liberar estrés de todos aquellos que toman un palo y las golpea.


Imprimir   Correo electrónico