El Día de Muertos Huasteco: El Xantolo

La celebración del día de muertos en las localidades de la Huasteca, es una de las celebraciones más importantes y conocidas de México. En esta celebración, se busca honrar a los muertos con una enorme fiesta, que llega a durar un par de días, más los días del festival.

Se le denomina Xantolo, y es una de las representaciones más grandes de la cultura mexicana; pues nace de una identidad prehispánica, al mismo tiempo que se presenta con la adaptación de ciertas tradiciones modificadas por los padrecitos, durante el tiempo de la conquista.

Ésta tradición es enorme, puesto que llega a abarcar varios estados de México, como son Hidalgo, Veracruz, Tamaulipas y San Luis Potosí. Esto hace que sea una de las tradiciones más extendida por la nación.

La tradición tiene la creencia que durante estos días, las almas de los difuntos pueden regresar al plano de los vivos, y es necesario recibirlos con respeto. Se generan grandes preparativos para esto, pues en los famosos altares se colocan ofrendas que recuerden la comida de aquellos difuntos.

El altar

En la mayoría de altares, la comida suele ser pan dulce, frutas, tequila, y otros platillos que tengan un sabor muy fuerte; se suele decir que, al comerlos al día siguiente, habrán perdido su sabor, puesto que los difuntos ya se los llevaron.

Sin embargo, no es la única manera de ofrenda que se realiza, puesto que son acompañadas de imágenes religiosas, fotografías del difunto, y el famoso cempasúchil que adorna con un naranja característico a estas fiestas.

En los hogares de la zona, se instala el altar de muertos. Éste se forma con dos arcos de ramas de árbol o vara flexible, se adorna de cempasúchil y manojos de león. Posteriormente es adornado con la comida y papel picado, y se añaden las cosas que gustaban al difunto que es honorado.

El 1 de noviembre.

Este día, conocido como el Día de Todos los Santos, se hace una velación con rezos y alabanzas para honrar a los difuntos. En algunos municipios, se cree que las almas de aquellos que fallecieron a una edad temprana llegan antes. Debido a esto se realiza una ofrenda de dulces, piñatas y juguetes que les permitan a los niños que fallecieron, volver a la vida durante esta noche.

En las comunidades Teenek, por ejemplo, se realizan ceremonias con chamanes, de tal manera que los despierte y les pida arreglarse para el Xantolo. En otras comunidades, se comienza un ritual muy curioso, puesto que durante la fiesta se realizan bailes en las calles donde los habitantes se ponen máscaras muy vistosas para espantar a la muerte.

Las mujeres, suelen pintarse de las famosas Catrinas, donde se pintan con una base blanca el rostro, y adornan imitando la imagen de una calavera; se colocan arreglos florales para enaltecer la belleza de la muerte, y se visten de maneras tradicionales para recordar los orígenes de estas fiestas.

Igualmente, en esta fecha suele comerse con mucho ánimo el llamado Pan de Muerto, que es un pan espolvoreado con azúcar, y se añaden figuras que recuerdan a las tradiciones de milenarias de la festividad.

El 2 de noviembre

También conocido como, el Día de los Fieles Difuntos, es la fecha continua al Día de Todos los Santos, y comienza con una ofrenda en los panteones, donde se realizan adornos de flores y se hacen rezos a los difuntos.

En los diversos estados con una zona Huasteca, se realizan bailes diferentes con los danzantes enmascarados; en algunos casos se trae la creencia de que haciendo ligeras maldades como los bailes y hurtar unos cuantos dulces, hará que los difuntos sientan alboroto y diversión.

Por último, se hace una comida pasando en esta fecha, donde los difuntos se dice que ya le quitaron el sabor a la ofrenda; y de esta manera se termina por concluir la festividad.

Sin embargo, existen localidades de la huasteca donde el festival se extiende de manera moderada; en la fiesta del destape, se hace un último baile en la noche y se destapan de las máscaras que habían utilizado en los días anteriores. Para algunas personas, los difuntos llegan a estar todo el mes en el plano de los vivos; por lo cual es necesario rendirles rezos y respeto durante todo el mes.

Esta tradición milenaria, es una de las fiestas más importantes de México, puesto que se rescata una de las creencias más arraigadas del México Prehispánico; la celebración de la muerte como una fiesta, algo que celebrar recordando con bullicio y no con tristeza.


Imprimir   Correo electrónico